El Año Personal

El Año Personal es uno de los números más importante de todas las vibraciones personales. Cada año tiene una vibración del 1 al 9 que no puede evadirse. La expresión Año Personal en realidad no es del todo correcta, ya que la vibración se inicia en el aniversario de cumpleaños y acaba en el aniversario siguiente.

Estas vibraciones están ahí independientemente que las reconozcamos o no. Por eso, lo conveniente sería aprovechar sus cualidades positivas y atenuar o limitar los efectos de las negativas.

Los Años Personales ocurren en ciclos de 9 Años comenzando con el Año Personal 1 y continuando así durante los próximos ocho Años siguientes. Las vibraciones más intensas ocurren entre los 30 días antes y 30 días siguientes a la fecha de aniversario, que es cuando un período mengua y el otro comienza a crecer.

COMO CALCULAR TU AÑO PERSONAL

Calcular el Año Personal es muy sencillo. Lo único que hay que hacer es sumar el día y el mes del nacimiento y añadir el resultado al numero del año que se ha festejado su último cumpleaños. No hace falta el Año de nacimiento para este cálculo.

Por ejemplo: Una persona que nace el 8 de mayo y quiere saber cuáles son sus Años Personales: se suma el 8 (que es el día) con el 5 (que es el mes de mayo) y obtiene el 13 (8+5=13), pero 1+3=4
A ello le sumamos el valor reducido del último año que se cumplió años suponiendo que sea el 2011 (2+0+1+1=4), obtenemos: 4+4=8, si el número es mayor de 9 se debe reducir el número sumando las cifras que lo componen.

Por lo cual la vibración 1 le será válida durante el periodo 8/5/2004 al 8/5/2005.

Significados de los Resultados:

1: Los inicios, el nuevo ciclo. Generalmente cuando acontece el Año Personal Uno nos enfrentamos a una etapa totalmente nueva en la vida, pueden estar quedando aún retales del ciclo anterior los primeros meses, pero la palabra de orden es prepararse porque todo cambiará, será nuevo, diferente. Es el Año para planificar lo que se hará en el futuro.
En muchas personas en el Año Personal Uno ocurren encuentros que cambian totalmente su vida desde el punto de vista sentimental, o se comienza un ciclo nuevo de libertad después de una separación. Se inicia un empleo, carrera o actividad nueva, mucho se mudan o cambian de residencia, país, situación legal o social. Empieza algo diferente y concreto. Este Año hay que tener el coraje para cambiar, para aceptar los retos, para enfrentar lo nuevo con la decisión necesaria sabiendo que tenemos en las manos el futuro y que podemos modelarlo a la medida de nuestros deseos y posibilidades. Este Año requiere mucha energía, ambición, decisión, actividad, no se puede dejar de trabajar, no se puede descansar porque es el Año que cambia todo, el de las oportunidades.

2: La paciencia y la cooperación. El Año Personal Dos exige la cooperación de los demás, implica la necesidad de ser tolerantes, entender más a quienes conviven con uno, trabajan a nuestro lado, ya bien sea como subalternos o como superiores, se requiere mucha paciencia para no estropear con imprudencias o precipitaciones los proyectos comenzados. Es el Año en el que se deben mantener las metas bien claras mientras se trabaja con los demás.
El de recopilar información, hacer nuevas amistades, sociedades, alianzas. Este es el Año de las vibraciones, del amor y la compañía, los buenos amigos, inclusive del matrimonio o la unión con una pareja. Pero también puede indicar el Año que se rompen asociaciones o se separan amantes y divorcian parejas. No obstante, este es el Año del pacificador y se puede lograr la cooperación necesaria para salir adelante. La clave es ayudar a los demás ya que de cualquier forma que ayudemos a otros nos estaremos ayudando mucho en este Año.

3: La auto-expresión. Llega la hora de mostrar la originalidad y la capacidad de inventiva. Posiblemente se encuentre viajando, creando alto, impartiendo cursos, empezando algún estudio, actuando, cantando, es un Año muy social. Es un Año en que los deseos de viajar, disfrutar vacaciones y pasarla muy bien son muy intensos. Muchas personas realizan los viajes más felices de su vida o los más numerosos en sus Años personales tres.
Este es un Año para trabajar mucho con la intuición y la inspiración, de controlar el resentimiento, las palabras duras, los celos y obsesiones. Un Año en el que se pueden lograr muchas cosas y disfrutar de ratos muy felices, pero en el que no se debe perder de vista los planes y proyectos a largo plazo. El Año Personal Tres es un Año que augura muchos éxitos en el trabajo, el estudio, la carrera o profesión siempre y cuando se sea innovador y se actúe con mucho tacto.

4: Trabajo duro. Las oportunidades vienen dadas por el trabajo. Es posible que se trabaje más de la cuenta y no se logren los resultados esperados. Hay muchas actividades, poco tiempo para disfrutar en casa, viajar por placer o de vacaciones. Para no agobiarse en un Año Personal Cuatro y lograr el éxito hay que disponer de una magnífica organización personal, planificar muy bien el tiempo, conocer y trabajar las prioridades sin olvidarnos de alimentarnos adecuadamente, cuidar nuestra salud, practicar ejercicios, combinar el mucho trabajo que hay con las necesidades espirituales para no agotarnos física ni mentalmente.
Se requiere un buen manejo del dinero, una magnífica administración, un control de las finanzas. Es el tiempo de comprar y vender, de las inversiones y de la actividad incesante. Los parientes necesitan su ayuda, los amigos le piden dinero. Este no es el Año en que se debe confiar en la suerte ni en la buena estrella sino en el trabajo duro, personal, la administración y organización y hay que hacerlo muy bien porque si no se hace así los rezagos caerían en el próximo Año Personal Cinco.

5: Los cambios. Está formado por nuevos rostros e ideas, nuevas gentes y nuevos empleos, nuevos retos y nuevas sensaciones. Ocurren cambios de residencia, viajes, es el Año para salir de lo viejo, lo que no sirve, lo que está almacenado y está estropeando, las relaciones que retardan el desarrollo, las amistades oportunistas, el Año en que se abre el camino para lo nuevo, pero también un Año en que se está muy impaciente e inquieto, pero debe tenerse mucho cuidado y no tomar decisiones impensadas que pudieran pesar sobre los próximos Años del ciclo.
Es muy importante no disgregarse, no tratar de hacer muchas cosas al mismo tiempo, este es el Año en que viene muy bien el refrán del que “mucho abarca poco aprieta” ya que en este Año habrá muchas oportunidades, pero una gran tendencia a querer hacerlo todo pensando que “ha llegado al fin mi hora de triunfo”, y ahí está el peligro. El triunfo, el éxito está ahí, pero no se pueden dispersar las fuerzas ni las energías porque entonces se perdería la oportunidad y se escurriría como el agua de las manos. La mayor parte de las oportunidades están fuera de la rutina, es buen tiempo para viajes de negocio, para anuncios y promociones, pero no esté “cocinando” muchas cosas al mismo tiempo porque pudiera correr el riesgo de quemar algunas y estropear otras…¡hay que concentrarse!

6: La responsabilidad. Las obligaciones hogareñas, familiares, comunitarias, de trabajo y servicio son brumadoras. Este es el Año del servicio a los demás cuando muchas personas dicen que “se las pasan ayudando a todo el mundo y nadie los ayuda a ellos”. Sin embargo, al trabajar por el bienestar de la humanidad estamos mejorándonos a nosotros mismos. El amor se debe extender. Si solamente pensamos en nuestra familia inmediata nos volvemos egoístas.
Este es el Año que requiere pensar más allá, salir de nuestros muros sentimentales y pensar un poco más en el bien de la colectividad donde vivimos, del país, del mundo en general. Las vibraciones de este Año giran mucho en torno al hogar y las cuestiones domésticas. Muchas personas se establecen en un sitio en un Año Personal Seis, o compran casa y residencia permanente, o adquieren una mascota como un perro o gato, un animalito que les acompañe en la casa, o les da por sembrar, plantar árboles, arreglar su casa, mejorarla. Es el Año de bodas, de reuniones familiares, de cumpleaños y actividades relacionadas con la casa y la familia.

7: El conocimiento y sabiduría. Es el Año en que se deben tomar las cosas con más calma y cuidar mucho la salud, mejorar la mente de forma intelectual, enriquecerla con algún tipo de curso o estudio. Este Año muchas personas se encuentran más solas que otros, con más tiempo para estudiar, reflexionar, tomar decisiones importantes en su vida. En este Año muchos hijos se van de la casa, o hay períodos de alejamiento, pero son imprescindibles para poder recuperarnos espiritual y mentalmente de lo extenuante de los Años pasados. También pueden ocurrir separaciones o divorcios o temporadas de distanciamiento si ver a los seres queridos o demoras en reunir la familia, aunque no obligatoriamente es así pues siempre hay que tomar en cuenta el Karma y las incidencias astrológicas personales, pero la tendencia y el potencial existen.
Es un Año místico en que hay fuertes inclinaciones hacia lo oculto, espiritual, religioso. Según el temperamento de cada cuál las personas en el Año Personal Siete se inclinan a entrar en nuevas religiones, o explorar algo diferente dentro de su misma manera de pensar, o comenzar cursos de yoga, mediación, se interesan por la numerología, las cartas, el Tarot, los secretos de Egipto, los misterios teosóficos, es un Año para expandir la conciencia, para viajar no solo para pasear sino para aprender. La tendencia de los viajes en un Año Personal Siete es más a sitios históricos y de Interés cultural más que a lugares turísticos de placer. Es el Año filosófico que representa madurez en cada uno de nosotros.

8: Los logros. Las oportunidades llueven si se han sabido aprovechar los Años personales pasados. Se necesita motivación y buen juicio, pero en este Año la responsabilidad recae directamente sobre la persona que debe tomar decisiones correctas. Es el Año que ocurren muchas preocupaciones económicas por eso hay que hacer planes muy concretos al comenzar el Año para evitar desastres económicos. Es un Año de recuperación, y también de bancarrotas o de consolidación de cuentas y deudas. También es un Año donde se arregla su presupuesto, las cosas pueden haber marchado mal, pero en este Año empiezan a arreglarse y Después de la tormenta viene la calma.
La salud puede afectarse por las preocupaciones materiales y hay que darle su prioridad. Las preocupaciones por el dinero pueden afectar relaciones. Habrá que gastar para ganar y hacer inversiones imprescindibles. Es muy importante evitar el emocionalismo y las improvisaciones en los negocios. El éxito dependerá de los propios esfuerzos y habrá trabajo en abundancia para lograrlo. La mejor recompensa ocurrirá cuando esté haciendo algo para mejorar a toda la humanidad y no pensando únicamente en sus propias ganancias, cuando su actividad es inútil y ayuda a los demás y está consciente que así es. Un Año difícil, pero recompensarte a través de las oportunidades que se irán presentando.

9:Balance. Este período es el que se amarran todos los cabos sueltos que se han ido dejando de Años personales anteriores. Es el momento de consolidar lo que se ha logrado, terminar lo que está pendiente y prepararse para empezar de manera fresca el próximo ciclo sin perder la maravillosa capacidad de la sorpresa. En los Años personales número nueve no se recomienda empezar nada nuevo, mudarse ni cambiar de residencia sino más bien llevar adelante lo que se ha planeado antes o terminar situaciones que ya no dan más. En el Año Nueve pueden ocurrir pérdidas de algún tipo. Pueden perderse negocios que no funcionan, amistades muy exigentes. Hay que ser tolerantes y perdonar.
Es un Año vital para tomar conciencia y responsabilidad de nuestros propios aciertos y errores. Quizás se pregunte por qué hay personas que salen de su camino para criticar, humillar o tratar de atacar a uno personalmente; la tolerancia nos ayuda a entender: generalmente quienes murmuran de nosotros, se preocupan en atacarnos personalmente y agredirnos de esa manera son personas infelices, intensamente insatisfechas con su vida y con ellos mismos. Muchas veces tienen relaciones maritales desastrosas o familias inexistentes, o su vida emocional es un fracaso y no han podido superarla. Son personas que se sienten frustradas y se odian a ellas mismos y como carecen de la integridad moral e intelectual para reconocerlo simplemente culpan a los demás de sus propios problemas. Son demasiado inmaduras para reconocer sus propios problemas y deficiencias. Este Año nos enseña a ignorar aquello que nos causa daño y a mirar hacia arriba como personas superiores en la vida. Es el Año para recuperar la salud y prepararse para el próximo ciclo, un Año de puntos finales, de logros y estabilizaciones, el Año Personal que termina el ciclo normal.

About these ads

Publicado el 08/08/2012 en Ciclos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: